la brújula de tu espalda

acercaba el oído / a tus piernas y escuchaba el mar
aspiraba sus tonos azules
/ de ventanas abiertas
gaviotas deslizándose en / tus hombros desnudos

caminando en arenas / embravecidas
por/ el sol
/ trato de mantener cuentas / pendientes abiertas
como los bordes del agua/

una señal de advertencia /
naufragio
/ las latas de cerveza / y el aceite derramado
el horizonte roto / por basalto
y hormigón /
todo como parte de una novedad chocante, monótona

una notificación, un tuit, un negocio urgente/
este poema inútil para salvar
¿quién sabe qué?

escribo
sin mar/ ni ventanas/ ni piernas
que me
amparen

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.