Días y Flores

Existen días en que nos es necesario alejarnos del mundo, cargar las baterías, poner las cosas dentro en su lugar y así, regresar más nosotros al mundo, un poco de esto habla esta canción.

Hoy presentamos Días y Flores, canción que Silvio Rodríguez compuso y grabo en 1975; luego versionada en la producción Mariposas en 1999.

Canción en donde la rabia simple más simple la rabia de un hombre silvestre no es una rabia estéril, se convierte en rabia que se moviliza. Esta canción cuenta la relación (amorosa) entre dos personas que se complementan y sirven de motivo para poder seguir pese a tantos dolores y males. Aquí se describe el amor a manera de fabula florida, como ese bosque donde reinan los colores y las flores.

Esta mágica alianza está representada, en la canción por, la alegría; que permite saber que a pesar de todo y sin necesidad de mirar para otro lado, alguien nos espera, para dar mas razones a estar vivo. Como prácticamente todas las canciones de Silvio y en trova en general son propositivas, y nos dice nos pongamos alma nueva para la más bella flor, aunque la rabia nos consuma. Aunque la rabia sea nuestra vocación.

Esta versión de días y flores es de la producción DÍAS Y FLORES grabada en 1975. Una canción muy rica muy de estilo guajiro.

Existe otra versión, es de la producción MARIPOSAS (1999). Los arreglos (preciosos) de la guitarra fueron hechos por Rey Guerra, y como ya habían pasado casi 25 años de la primera versión Silvio ya no alcanzaba registros tan altos, hubo que bajar tono a esta canción.

Días y flores

Si me levanto temprano,
fresco y curado, claro y feliz,
y te digo: «voy al bosque
para aliviarme de ti»,
sabe que dentro tengo un tesoro
que me llega a la raíz.

Si luego vuelvo cargado
con muchas flores —mucho color—
y te las pongo en la risa,
en la ternura, en la voz,
es que he mojado en flor mi camisa
para teñir su sudor.

Pero si un día me demoro,
no te impacientes,
yo volveré más tarde.

Será que a la más profunda alegría
me habrá seguido la rabia ese día,
la rabia simple del hombre silvestre,
la rabia bomba, la rabia de muerte,
la rabia imperio asesino de niños,
la rabia se me ha podrido el cariño,
la rabia madre, por Dios, tengo frío,
la rabia es mío, eso es mío, sólo mío,
la rabia bebo pero no me mojo,
la rabia miedo a perder el manojo,
la rabia hijo zapato de tierra,
la rabia dame o te hago la guerra,
la rabia todo tiene su momento,
la rabia el grito se lo lleva el viento,
la rabia el oro sobre la conciencia,
la rabia —coño— paciencia, paciencia.

La rabia es mi vocación.

Si hay días que vuelvo cansado,
sucio de tiempo, sin para amor,
es que regreso del mundo,
no del bosque, no del sol.

En esos días, compañera
ponte alma nueva
para mi más bella flor.

Comparte este texto

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.