Cuento

un coagulo de sol en el cielo reseco, la sombra de un ciruelo.
Herida por la flor una gata muerta engaña a la oropéndola.
Un salto


(los gatos no comen fruta)

Comparte este texto

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.