Cuento

un coagulo de sol en el cielo reseco, la sombra de un ciruelo. Herida por la flor una gata muerta engaña a la oropéndola. Un salto