la alegría intempestiva de mis juegos,
la imitación solidaria de mis héroes,
el niño que desprende un trozo a su sombra ,
el sabor de la miel de la derrota,
la zona mágica del juego,
el sueño saturado ;
la desilusión desecha
¿dónde olvide todo eso?

la tarde llega de todas partes
y afanosa,
me encuentra buscando
una memoria.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.